La indignación de la hostelería de Castellón se expande y más bares amenazan con abrir

Aunque se prorroga el cierre de la hostelería hasta marzo, muchos establecimientos de toda la Comunitat abrirán el 26 de febrero

@ashocas

La indignación de la hostelería de Castellón se expande y más bares amenazan con abrir

Desde el 21 de enero permanecen cerrados y con la última prórroga hasta el 1 de marzo contarán con casi un mes y medio sin actividad, salvo para ofrecer comida para llevar. Los bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana se encuentra en una delicada situación desde que comenzase la pandemia del coronavirus hace casi un año y no auguran un futuro fácil para su supervivencia, por lo que la amenaza del sector hostelero de Castellón de desobedecer se ha expandido al resto del territorio y levantar persianas pese a las restricciones parece que será una realidad.

Las protestas contra el gobierno y la petición de reuniones no son una novedad, pero sí lo es la advertencia de saltarse las normas y abrir bares y restaurantes a partir del próximo martes 16, fecha en la que se iba a permitir su apertura antes de anunciar la prórroga de restricciones. Al comienzo de esta semana, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ya dejaba ver que no se iban a “flexibilizar” las limitaciones actuales, por lo que la Asociación de Hosteleros y Empresas de Ocio Nocturno de Castellón, Ashocas, respondió tajante: “Hasta aquí llegó nuestra paciencia, no aguantamos más”.

A través de sus redes sociales, Ashocas animó a todo el sector a abrir sus puertas el 16 de febrero ya que, para la asociación, “no hay ni una sola razón para que la Generalitat Valenciana liderada por Ximo Puig nos mantenga cerrados ni un solo día más”. “No podemos seguir pagando su incompetencia, la mejor ayuda es que nos dejen trabajar”, añadían.

Y la respuesta no se hizo de rogar. Aunque en Ahocas hay unos 600 negocios adheridos, a la causa se han unido más y podría haber hasta 2.000 establecimientos de todo el territorio unidos. Todos ellos convocados desde asociaciones como la de ‘Hostelería Valle’ de Elda y Petrer (Alicante) y localidades de pueblos como Llíria, Orpesa, Benicàssim y Benicarló.

@ashocas

@ashocas

A ello se han sumado protestas físicas como la cacerolada de ayer frente al ayuntamiento de Castelló o la sentada frente al Palau de la Generalitat de València. También se han mantenido reuniones y este miércoles Ashocas exigió a Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, un plan de desescalada “urgente y gradual con fecha en firme, una mayor dotación en las ayudas y menor burocracia y una equiparación similar a la de los sectores no esenciales”.

El ayuntamiento de Castelló pide calma

En la cacerolada de ayer al mediodía frente al Ayuntamiento de Castelló, que se trasladó también a la plaza de Les Aules, se exigió al gobierno local, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana una bolsa de ayudas directas y la exención de tasas municipales por el cierre de la actividad, una de las medidas que ya se aplicó al comienzo del confinamiento y que este año continúa vigente.

La alcaldesa, Amparo Marco, junto con la concejala de Turismo, Pilar Escuder, se presentaron en la protesta para atender las demandas. Tal y como ha explicado la primera edil, comprende la preocupación del sector: “El cierre de negocios, aunque sea temporal, tiene efectos evidentes y hay que agradecer el esfuerzo y el sacrificio que hacen todos los profesionales de la hostelería”. “Es verdad que las restricciones establecidas por las autoridades sanitarias son duras, pero son necesarias para frenar el avance de la pandemia. Estamos atravesando la tercera ola y hay que conseguir que los niveles de contagio sigan bajando y que la presión asistencial en centros de salud y hospitales se reduzca”, añadió.

Asimismo, defendió que el ayuntamiento “ha estado ahí desde el primer momento”, manteniendo reuniones para conocer sus necesidades y activando planes y medidas de apoyo específico. “Un ejemplo de ello son las ayudas directas a pymes y autónomos de sectores afectados, con un total de 1,4 millones de euros en 2020, y las que prevemos distribuir este año a través del Plan Resistir que suman 5,5 millones más para la ciudad de Castelló», destacó Marco.

Por su parte, el portavoz del equipo de Gobierno, José Luis López, señaló ayer en rueda de prensa que la posición del consistorio es la de defender el cumplimiento de la legalidad: “La situación es muy complicada. Tenemos datos algo más esperanzadores pero las medidas se toman para prevenir nuevos contagios y doblegar la curva. Solo así podremos volver a la normalidad lo más pronto posible”.

En este sentido, destacó los 5,5 millones de euros de las ayudas del Plan Resistir solo para Castelló, la línea de 1,4 millones de euros para ayudas a hostelería y ocio nocturno, los 3,5 millones de euros destinados a emergencia social y la línea de 1,7 millones de euros del Plan de Inversiones de Revitalización Económica de Castelló (Pirecas), con microobras para ayudar a sectores afectados por la crisis.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario