Rubén Trenzano: “Esta será la legislatura en la que incrementaremos el uso del valenciano en el sector privado”

“El PP, Ciudadanos y Vox utilizan la lengua para generar crispación, y no ven que el valenciano es un elemento patrimonial, cultural e identitario”

Rubén Trenzano: “Esta será la legislatura en la que incrementaremos el uso del valenciano en el sector privado”
07/10/2019 -

El valenciano está recuperando la vitalidad perdida. Acciones impulsadas por el Govern del Botànic, como la reapertura de la radiotelevisión pública valenciana o el modelo plurilingüista en el sistema educativo son tan solo algunas de las iniciativas que han contribuido a que, cada vez más, el valenciano haya ido cogiendo fuerza, al menos en el sector público.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. “No hay que hacer triunfalismos porque todavía hay muchos ámbitos en los que el valenciano no está presente”. Hoy, hablamos con Rubén Trenzano, Director General de Política Lingüística, sobre el presente y el futuro del valenciano en la sociedad.

¿Cómo ha evolucionado el uso del valenciano desde que está el Govern del Botànic?

El Botànic ha asentado las bases para fomentar el valenciano en el ámbito público

La valoración que hago de la evolución del uso del valenciano desde la llegada del Botànic es muy positiva porque hay que tener en cuenta que veníamos de 20 años de un gobierno que no tuvo como política prioritaria fomentar la lengua propia de los valencianos y, ahora, ha pasado a ser uno de los focos importantes en todos los aspectos, no solo en el ámbito de la educación, sino también en la puesta en marcha de la radiotelevisión valenciana, así como en generar una serie de despliegues normativos que pusieron en valor la Llei d’Ús i Ensenyament del Valencià.

Hay que tener en cuenta que, cuando llegamos al gobierno, no se había hecho un despliegue destacado de la Llei d’Ús, que fue aprobada hace 35 años. Fue el Govern del Botànic quien puso en marcha el decreto de Usos Administrativos; la activación de la Comisión Interdepartamental para el Uso del Valenciano, que coordina la política lingüística en las diferentes consellerias; el decreto de creación de la Oficina de Derechos Lingüísticos; el decreto que crea el Consell Social de las Lenguas; el decreto, y después la ley, del Plurilingüismo para que todo el alumnado de los centros educativos tenga unos conocimientos óptimos del valenciano; y, finalmente, el decreto de creación de la Red Pública de Servicios Lingüísticos para trabajar, de manera coordinada, con los ayuntamientos, las diputaciones y las universidades públicas. Esto sería, básicamente, la estructura o arquitectura normativa de desplegar la Llei d’Ús i Ensenyament del Valencià que ha llevado a cabo el Botànic.

Pero, en este segundo Botànic, como Director General de Política Lingüística, te avanzo que será la legislatura en la que pondremos el foco en el incremento del uso del valenciano en el sector privado, en el sector del comercio, de la empresa, de la industria… Si en estos primeros cuatro años, hemos desplegado la normativa para que tuviera un efecto más directo a nivel de administración, del sistema educativo o de los medios de comunicación públicos, en esta legislatura, tenemos que centrarnos en que, también, en las relaciones privadas, con las empresas o con los comercios, los ciudadanos puedan utilizar el valenciano.

Todo esto lo queremos llevar a cabo porque, a raíz de las diferentes encuestas que hemos realizado a lo largo de estos años, los datos nos muestran que los valencianoparlantes, en el ámbito, por ejemplo, del comercio o en el ámbito empresarial, se dejan el valenciano en el bolsillo, y no lo utilizan, y creo que tenemos que romper esta barrera.

«Las empresas privadas podrán tener bonificaciones para fomentar el uso del valenciano»

En el primer Botànic, el gobierno valenciano hizo una de las campañas institucionales de promoción del valenciano más importantes, como fue ‘Sempre Teua’, que contó con una inversión destacada para llegar a todas las partes del País Valenciano, y que, además, la tuvo en cuenta la Comisión Europea porque se estaba poniendo en marcha una campaña muy potente para promocionar una lengua minorizada, y en este segundo Botànic, la línea de trabajo respecto a esta campaña es abordar la idea de que si ya te hemos dicho que es tuya, ahora lo que hay que hacer es usarla allá donde vayas, y esto implica cuando vayas a comprar o a trabajar.

Por eso, tenemos que poner en marcha iniciativas que fomenten este espacio, y que se hará con la creación del decreto, que hará el Sello de Calidad Lingüística, y que permitirá que las empresas privadas puedan tener bonificaciones fiscales y tributarias, a parte de toda una línea de subvenciones al etiquetado, a la atención al público… con el objetivo de que el valenciano también pueda estar presente en este espacio.

¿Cómo se encuentra la situación del valenciano respecto al castellano?

Aunque estoy satisfecho con el trabajo realizado, todavía queda mucho por hacer. No hay que generar un clima de triunfo, ya que el valenciano se encuentra en una situación de desigualdad respecto al castellano y, cuando se produce este tipo de desequilibrio, las instituciones públicas tenemos que intervenir con la puesta en marcha de una serie de medidas de equidad para acompañar al valenciano, y para generar espacios en los que conviva en unas condiciones de igualdad con el castellano, que es el objetivo final de toda política lingüística donde hay una lengua minorizada.

De acuerdo con los datos de la Oficina de Discriminación Lingüística, todavía existen casos de discriminación. ¿Por qué se producen estas situaciones?

Donde existan situaciones de vulnerabilidad, y donde exista un desequilibrio entre lenguas oficiales, generalmente, se suelen producir casos de discriminación del más fuerte contra el más débil. Y no es cuestión de la lengua, sino una cuestión social que pasa en todos los ámbitos de la sociedad porque, repito, donde hay una situación de no equilibrio entre dos partes, aparecen los casos de discriminación.

Para mí, sería una gran satisfacción que no pudiera haber ningún tipo de discriminación, pero precisamente por eso pusimos en marcha la Oficina de Discriminación Lingüística. Queríamos que la ciudadanía tuviera un lugar al que recurrir porque, hasta entonces, solo podían acudir a la Sindicatura de Greuges que, a veces, no se ponía el foco de atención en este tipo de reclamaciones.

Creo que esta oficina aún es muy joven, hay gente que todavía no la conoce, pero el objetivo principal es que estos casos vayan descendiendo, y que la ciudadanía sepa que existe esta herramienta para poder reconducir los casos de discriminación tanto en el ámbito público, como ya hemos actuado, por ejemplo, en Sanidad o en otras instituciones, como en el ámbito privado. Entonces, nuestra intención es que, en 2019, no haya un incremento de las quejas y que podamos dar solución a todos los casos que hacen que no avance el uso del valenciano.

Ha salido a la luz que dos ayuntamientos valencianos, ahora gobernados por el PP, han retirado el valenciano de las comunicaciones institucionales y de la web. ¿Se está retrocediendo?

Totalmente. En estos dos ayuntamientos en concreto, sí. Se está poniendo una barrera a la normalidad que había hasta el momento. Todo esto es producto de las personas que, en este momento, se encuentran al frente de estos ayuntamientos. Desde aquí, les diría que los valencianos y valencianas tenemos dos lenguas oficiales, que una la tenemos en una situación de debilidad y, por tanto, hay que poner medidas de discriminación positiva, porque eso no quiere decir que se pongan trabas a la otra lengua oficial, sino que son medidas que se ponen en otros aspectos del ámbito social cuando es necesaria la puesta en marcha de políticas de equidad. Por tanto, imposibilitar que el valenciano no avance como lo tendría que hacer es siempre un paso atrás.

Ahora bien, me consta que en estos dos ayuntamientos está volviendo a haber normalidad en cuanto al uso del valenciano. Pero, en todo caso, siempre digo que la Oficia de Derechos Lingüísticos está a la disposición de cualquier persona física o jurídica para que estas cosas no sucedan.

Determinados discursos políticos buscan la confrontación entre las dos lenguas, ¿Por qué parece que existe esta necesidad?

«Decir que este gobierno está generando medidas para hacer retroceder al castellano es ver fantasmas»

Es la línea política de la derecha valenciana, que nunca le ha interesado la riqueza que tenemos los valencianos al tener dos lenguas oficiales. La derecha valenciana se enorgullece, en todo el Estado español, de tener una apuesta clara por el monolingüismo del castellano. Y, ahora, con el tema del multilingüismo, ellos entienden que únicamente es el inglés. No pasa solo aquí. Hay un enfrentamiento de la derecha en el resto de comunidades autónomas, es decir, es el Partido Popular y Ciudadanos los que no están haciendo avanzar, por ejemplo, el asturiano en Asturias, y aquí pasa lo mismo. El PP, Ciudadanos y Vox utilizan la lengua para generar crispación, ellos creen que esto les da rédito, y no ven que el valenciano es un elemento patrimonial, cultural e identitario.

Yo pensaba que, en esta primera legislatura, se había superado, pero cuando asistí a la comparecencia del conseller de Educación en Les Corts me di cuenta que no es que se hubiera bajado esta confrontación, sino que se había incrementado. Se utiliza cualquier acción del gobierno para reconducirla a la cuestión de la lengua, pero creo que la sociedad valenciana está muy cansada y esto lo tiene ya muy superado. Son cuatro los que continúan con esta crispación, pero creo que la mayor parte de los valencianos y valencianas son conscientes de que tenemos dos lenguas oficiales, así como de la vigorosidad que tiene el castellano, que es hablado por más de 500 millones de personas, y que para nada se encuentra en ninguna situación de peligro.

Y, por tanto, creo que los valencianos saben que la lengua que, actualmente, necesita de medidas de protección es el valenciano porque sigue sin estar presente en muchos ámbitos de la sociedad. Por eso, decir que este gobierno está generando medidas para hacer retroceder al castellano es ver fantasmas. Fantasmas que no son otros que los que utiliza la derecha, y que continuará utilizando.

Se ha creado la Cátedra de Derechos Lingüísticos, ¿Qué funciones tendrá?

Es un espacio de investigación, un punto de encuentro académico para poner en marcha un espacio de reflexión, de investigación, para estudiar los beneficios y las buenas prácticas del valenciano, y para reforzar el derecho lingüístico y que no se produzcan casos de vulnerabilidad porque, en la Carta Magna de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se establece el derecho lingüístico. Ya tienen planteadas actividades que pondrán en marcha a finales de año y, por supuesto, se está estableciendo un calendario muy potente de actividades para 2020.

¿Cómo ves el futuro del valenciano?

En positivo, con generaciones formadas que harán un uso intensivo de la lengua en las redes sociales y, sobretodo, ausentes del conflicto entre lenguas. Creo que avanzaremos, y veo un futuro en igualdad donde las dos lenguas convivirán y se cogerán de la mano. La administración se dejará la piel con la puesta en marcha de medidas que contribuyan a que este futuro sea posible y que el valenciano goce de buena salud.

Siempre digo que, en 2015, el valenciano estaba en la UCI; durante la primera legislatura, hemos conseguido subirlo a planta; en esta segunda legislatura, seguiremos manteniéndolo en planta; pero, en el futuro, lo veo abriendo las puertas del hospital y saliendo a la calle a conocer mundo, aunque con medidas de acompañamiento. Pero veo al valenciano dentro de una sociedad que lo acogerá porque será la sociedad que ya tenemos en las aulas de los centros educativos valencianos.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario