Ruiz: “Las verdaderas protagonistas de este día son las mujeres de las asociaciones de Castelló”

La concejala de Feminismos de Castelló, Verònica Ruiz, pide luchar cada día: “Tenemos que tener una sociedad en la que hombres y mujeres tengan gafas lila”

La pandemia de la COVID-19 y la coincidencia con el festivo de Magdalena – que finalmente se traslada al 10 de septiembre – parecía que eclipsarían una jornada de reivindicación, pero finalmente el Cecopal ha dado luz verde a la celebración del 8M en Castelló. El Día Internacional de la Mujer no tendrá una manifestación en la calle, pero visibilizará más que nunca la necesidad de tener una sociedad igualitaria y justa. Así lo considera la concejala de Feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Castelló, Verònica Ruiz, que destaca que hay que reconocer que la corresponsabilidad todavía no se ha conseguido.

¿Cómo se celebra este año el Día de la Mujer en Castelló?

En la última reunión del Cecopal se determinó que ya se pueden abrir espacios deportivos y culturales, por lo cual pudimos continuar adelante con la programación que teníamos prevista. Te puedes imaginar lo contenta que estoy, y la alegría que tuvimos todas para poder realizar las actividades que habíamos preparado es extraordinaria.

Este año ha sido un poquito diferente al resto de años como consecuencia de la pandemia, puesto que no podemos tener a mucha gente en un mismo espacio. Por lo tanto, este año lo más diferente será la falta de la manifestación tradicional del 8M.

Pero hemos elaborado cosas diferentes que también hacen partícipes a todas las mujeres, no solo del tejido asociativo, sino en general, de la ciudad de Castelló. En primer lugar, hemos hecho una campaña de sensibilización ciudadana, que este año hemos querido apuntar hacia la corresponsabilidad doméstica, en algunas líneas de autobuses municipales. Se trata de la campaña ‘Ayudar no es compartir’, que iniciamos el pasado lunes por toda la ciudad y estará todo el mes.

También contaremos con varias exposiciones, como es el caso de ‘Construïm una ciutat lliure de violència masclista’, producto de todo el trabajo comunitario y asociativo que se hizo en relación al 25N. También, ‘Calladita no estás más guapa’, de Julia Gallán, un grito contra los roles que tenemos que asumir tan solo con nacer con el género femenino que después queremos trasladar a un vídeo con quien visite la exposición.

En tercer lugar, tenemos previsto hacer público el día 8 de marzo un vídeo con las mujeres que pertenecen al tejido asociativo de mujeres en la ciudad de Castelló. Hemos invitado a todas las asociaciones a explicar qué es para ellas su asociación, qué es pertenecer a una asociación de mujeres feminista y qué les ha supuesto. Nos ha quedado un vídeo maravilloso. Es una forma de poner en primera línea a las verdaderas protagonistas, las mujeres y, además, las mujeres del tejido asociativo castellonense, que son las que abanderan cada día del año los derechos de las mujeres en nuestra sociedad.

También tenemos teatro feminista. Una que reprogramaremos que es la obra de Mariana Pineda, de la compañía Tres Mil Ducats. Y ‘Sobrepassades’ para el 18 de marzo, también en clave feminista, que hace un llamamiento a la lucha para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, esa equiparación real e igualitaria de los sueldos en el mismo trabajo desarrollado a través del teatro y la música.

Después tenemos todo el ciclo de ‘Los lunes concierto’, con tres conciertos durante el mes de marzo hechos por mujeres y, además, con un mensaje feminista. Y ‘Raval de musiCS’, con ‘Annacrusa’, que es la presencia femenina más cañera que tenemos del mes de marzo.

Y, finalmente, el acto institucional que hacíamos siempre en el mismo día 8: la entrega del premio Olimpia y de los premios del concurso de relatos. Como el lunes estaba todo suspendido, lo hemos pospuesto en el día 26 de marzo. Este año el premio Olimpia es Rosalia Torrent, una ‘mujeraza’ enorme, profesora de la Universitat Jaume I, experta en arte contemporáneo, que ha escrito muchísimos libros y muchos artículos siempre en clave feminista y hablando siempre de la presencia de la mujer dentro del arte y, sobre todo, dentro del arte contemporáneo.

En definitiva, hemos hecho muchas cosas y con poca presencialidad real porque la pandemia no lo permite. Al final, celebrar el 8M es muy importante, pero lo que tenemos mucho más claro, sobre todo nosotros, es que tenemos que luchar por los derechos de las mujeres no solo un día en el año, sino todos los días del año.

El lema de este año es ‘Ayudar no es compartir. Corresponsabilidad’. ¿Qué significa?

Este sale de una encuesta que realizamos a finales del año pasado a unas 650 mujeres de la ciudad de Castelló, desde los 16 años hasta los 85 y adelante. Preguntamos sobre corresponsabilidad: es decir, quién limpia en casa, quién hace las compra, quién se encarga de los hijos, quién se encarga de la gente mayor…

Queríamos poner en valor esa parte de corresponsabilidad, que corresponde no solo a la organización de las tareas del hogar, sino, además, al cuidado de los hijos y de los dependientes. Creíamos que era también importante poner en el lema de este año, ‘Ayudar no es compartir’, porque no sorprenderá que en Castelló, igual que a la encuesta que hicieron en el conjunto del Estado español, evidentemente son las mujeres las que no solo se encargan de las tareas del hogar, sino que sobre todo son mayoritariamente únicamente ellas las que se hacen cargo del cuidado de la gente más mayor, incluso con la compra de medicinas y otras cuestiones relacionadas, por ejemplo.

Por lo tanto, creíamos importante poner una frase corta y que fuera muy sencilla de entender. Porque muchos dicen: «yo ayudo en casa». Pero no, ayudar no es compartir. La responsabilidad tiene que ser del 50% y hacer un día la cama, un día la comida o los domingo las paellas no es corresponsabilizarse. Esto solo hace perpetuar unos roles que nos clavan encima al nacer para ser hombres o mujeres. Esto no puede ser. Estamos en un momento en el que creo que todo el mundo entiende que ayudar nunca puede ser compartir y que todos tenemos que ser responsables al cuidar de nuestros mayores, nuestros hijos y corresponsabilizarnos a medias de la casa.

¿Piensas que la pandemia ha afectado la lucha por el feminismo?

Lo que queda demostrado, y no solo a través de la encuesta, sino hablando con amigas y gente de la calle, es que indudablemente al final las situaciones de crisis acaban afectando a las personas más vulnerables. Esto quiere decir que, si las mujeres somos las que mayoritariamente ocupamos esos puestos de trabajo más precarizados o en los que se cobran en negro, esas son las primeras personas que en una situación de crisis se van al paro. Por lo tanto, ha afectado en mayor medida y en ese sentido laboral a las mujeres para ser las más vulnerables dentro del mercado laboral.

En segundo lugar, la pandemia ha afectado también negativamente a las tareas del hogar: tienes que trabajar, pero también tienes hijos a tu cargo. Evidentemente se han sobrecargado más, porque tienen que hacer su trabajo de su puesto de trabajo más el trabajo que hacen en casa. Las encuestas han demostrado que, en la pandemia, ellos no se han encargado más. De hecho, en aquellos hogares en los que afortunadamente hay dinero para poder contratar a otras personas de limpieza, ahora han recaído en las mujeres que estaban teletrabajando en casa. No se han corresponsabilizado los hombres.

Y, a parte, querría añadir una cosa más: al final, Sanidad es el cuerpo de profesionales que más está sufriendo la pandemia. Pues, si te vas a un hospital, son mayoritariamente las mujeres las que ocupan los espacios de cuidados. Sobre todo son médicas, enfermeras, auxiliares de enfermería… mujeres. Son puestos de trabajo que están muy feminizados. Por lo tanto, ha caído sobre ellas el estrés emocional que ha provocado esta situación.

Por lo tanto, la pandemia no ha beneficiado en ningún momento ni en ningún ámbito al papel de la mujer en nuestra sociedad. Todo lo contrario: las ha desfavorecido. Mayoritariamente, los trabajos de la mujer no forman parte del Producto Interior Bruto (PIB). En general, cuidar, educar y cuidar conforman la estructura de la sociedad y son cuestiones que recaen sobre la mujer.

A la hora de diseñar este tipo de campañas, ¿cuál es el colectivo principal al que tiene que llegar este mensaje?

A los hombres. Sin duda. Evidentemente también a algunas mujeres, pero, sobre todo, a los hombres. Tenemos que tender a una sociedad en que todos sus ciudadanos y ciudadanas tengan las gafas lila, que sean feministas. Ser feminista no es nada más y nada menos que considerar que mujeres y hombres tienen los mismos derechos.

Por lo tanto, los hombres tienen que concienciarse que ayudar no es compartir. De esa manera se llegará a una sociedad completamente democrática, porque hombres y mujeres tendremos los mismos derechos.

¿Piensas que sí que se ha evolucionado en este sentido? Mirando a las nuevas generaciones, por ejemplo.

Yo creo que sí que se ha avanzado mucho gracias, sobretodo, a las mujeres que han estado al frente de varias asociaciones, de todas las políticas feministas de cualquier institución. Hemos logrado muchísimo cono a sociedad. Pero esto no quiere decir que todavía quede mucho recorrido por delante para tener verdaderamente esa igualdad real, en cualquier enclave de la vida. Además, también considero que cuesta mucho dar un paso, pero deshacer ese paso cuesta un segundo.

Hoy por hoy, un estudio dice que en términos salariales hemos retrocedido al año 2008. Esto quiere decir que en todos esos derechos que se habían logrado entre los laborales – a misma tarea hecha, mismo sueldo, siendo hombre o mujer- se ha dado un paso atrás como consecuencia de la pandemia. Se han situado las cifras salariales de las mujeres más de diez años atrás.

Por lo tanto, sí que podemos estar satisfechas de todas las tareas y toda la lucha que se ha hecho antes de que llegásemos nosotros porque podamos estar en estas condiciones. Pero no nos olvidamos de que continuamos en unas brechas salariales que son evidentes, que seguimos siendo las que nos responsabilizamos de las tareas del hogar, las que todavía nacemos con esos roles de estar siempre ‘monas’, de ser ‘mujeres florero’, de no poder ocupar un lugar de poder ocupar un lugar de verdadera responsabilidad. Queda mucho por avanzar. No tenemos que bajar la guardia porque en cualquier momento de crisis se pueden hacer muchos pasos atrás en un solo segundo.

Intentasteis de nuevo sacar adelante una declaración institucional que pretendía conseguir un compromiso del ayuntamiento para hacer un presupuesto con perspectiva de género. Qué quiere decir?

Este ayuntamiento fue pionero, el primero del Estado español al incluir la perspectiva de género en los gastos del ayuntamiento. Esto quiere decir que que todo el dinero que se gasta en las arcas municipales tengan en cuenta los derechos de las mujeres.

A la hora de diseñar un parque o un jardín, por ejemplo, hay que pensar que los bancos tienen que tener una farola al lado, puesto que quienes pasan miedo cuando no hay luz son ellas. A ellas es a quien violan, a ellos no los violan. Además, los banquetes tienen que estar siempre enfocados a los juegos, puesto que siempre son las mujeres las que llevan los carritos de bebé. Todo tiene que tener perspectiva de género. O, por ejemplo, a la hora de hacer un concierto, se tiene que tener en cuenta que la mitad de la propuesta artística esté hecha por mujeres. Se trata de contar con las mujeres.

Nosotros queremos conseguir incluir la perspectiva de género en los ingresos. Cada vez es más dinero el que tenemos para perspectiva de género. Ahora queremos arrancar los estudios, los diagnósticos de cómo se hace la realidad en los ingresos municipales. ¿Quién paga el IBI? ¿Va el hombre a pagarlo o es la mujer? Porque esto también dice mucho de cómo se estructura la sociedad. Y se trata de empezar a incluir la perspectiva de género en los ingresos y no solo en los gastos.

A pesar de no haberse aprobado esa declaración institucional que estaba pactada por todos los grupos políticos menos por VOX, lo haremos igualmente. Tan solo era hacer un grito a la ciudadanía porque queremos estar con ella.

¿Ya en 2021 tenéis previsto esto?

Estamos ya pidiendo presupuestos a expertas que nos puedan ayudar a estudiar ordenanzas fiscales, precios públicos para en 2021 poder empezar a trabajar al incluir esa perspectiva de género también en los ingresos.

Al final el 8M será muy diferente por la pandemia. ¿Qué vas a hacer tú para celebrarlo?

Yo tengo muy claro que el 8M, desgraciadamente, lo que me hubiera gustado es poder manifestarme junto al resto de mujeres y de hombres que salen a gritar por la igualdad real y por los derechos y obligaciones en la calle. Pero, este año, por no saturar los hospitales, tenemos que tomar distancia y conciencia de que si nos quedamos en casa ni nos infectamos ni infectamos a nadie. Por eso, lo que voy a hacer es ponerme la camiseta lila y colgar en mis redes el vídeo hecho por las verdaderas protagonistas de este día, por las mujeres que encabezan las asociaciones de la ciudad de Castelló. Ya llegarán tiempos mejores para juntar nuestras voces hacia un objetivo común: la igualdad real.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario