El segundo semestre podría celebrar una Magdalena y unas Fallas reinventadas

La alcaldesa, Amparo Marco, ha insistido en que la decisión siempre se tomará en función de la situación de la pandemia

El segundo semestre podría celebrar una Magdalena y unas Fallas reinventadas

La pandemia del coronavirus llegó a la Comunitat Valenciana hace ya más de un año y la actividad, a todos los niveles, ha cambiado radicalmente. El ocio ha pasado a ser prácticamente una utopía y todos los ayuntamientos han tenido que suspender o reinventar sus fiestas patronales para evitar las aglomeraciones que suponen para vecinos y vecinas y visitantes y las fiestas de la Magdalena de Castelló o las Fallas de algunos municipios no han sido menos. Con la vacuna en marcha, no obstante, queda algo de esperanza para que este 2021 tenga una pincelada de los actos más esperados por los castellonenses.

Cumpliendo con los pronósticos, las fiestas de la Magdalena de Castelló 2021, que hubiesen tenido lugar del 6 al 14 de marzo este año, están suspendidas. El 14 de enero la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, el concejal de Fiestas, Omar Braina, y representantes del món de la festa, se reunieron telemáticamente y decidieron de forma unánime la suspensión de las fiestas, así como de todo el calendario festivo hasta mayo ante la situación.

Sin embargo, las previsiones de mejora por la vacuna podrían levar, al menos, a celebrar algún tipo de acto a partir de mayo de forma distinta a la habitual para ir de la mano de los protocolos sanitarios. De hecho, al anunciar su suspensión, Marco explicó que “a partir de mayo reevaluaremos la situación y en función de la evolución sanitaria tomaremos las decisiones oportunas en cuando a la celebración de actos festivos y eventos”.

Esta voluntad se manifestó de nuevo el pasado viernes, cuando la primera edil ofreció una rueda de prensa sobre actualidad municipal. En ella reconoció la disminución de la incidencia del virus en la capital y llamó a la responsabilidad para reducir la tasa a 0, pero también se refirió a la situación de las fiestas fundacionales: “Están suspendidas, lo acordamos por unanimidad durante la reunión con el món de la festa y la reina y pregonero infantiles fueron los primeros en pedirlo”.

Tal y como prosiguió, en la reunión de mayo se analizará su viabilidad: “Todo depende de la situación de la pandemia en ese momento. Respecto a los actos, haremos lo que se nos permita y establezca el món de la festa. ¿Que podemos hacerla el 8 de septiembre (aniversario fundacional de la ciudad)? Pues si se puede hacer, se hará; ¿O en mayo con la Virgen? No lo sé. Vamos a ver qué se puede hacer y qué no, pero no podemos asegurar nada”.

Algo similar ocurrió con Escala a Castelló el año pasado. Tampoco pudo celebrarse en Semana Santa como es habitual, ya que son miles las personas de la capital y de fuera del territorio las que participan en los actos, pero finalmente la edición se adaptó a las circunstancias y se celebró del 8 al 22 de octubre con tan solo visitas guiadas en grupos muy reducidos a Nao Victoria y el Galeón Andalucía.

Por el momento, lo que está claro es que el 8 de marzo se mantiene como festivo en la capital de la Plana, y queda por resolverse si la semana de las fiestas fundacionales será lectiva o no para los escolares.

Las Fallas: también segundo semestre

En una situación similar se encuentran las Fallas. En Borriana, por ejemplo, el ayuntamiento anunció a finales de enero la suspensión de las fiestas, pero quedan esperanzas para que se celebren a partir del segundo semestre. “No podemos renunciar a la celebración de las Fallas de 2021, cumpliendo con todas las medidas”, manifestaron tanto la Junta Local Fallera como la Federació de Falles de Borriana y el ayuntamiento, que se comprometieron a “trabajar con el fin de tenerlo todo preparado para que la fiesta vuelva a la calle nada más sea posible”.

La concejala de Fallas, Sara Molina, destacó que es un”momento complicado” y ahora no es el momento de decidir cuál es la semana más indicada para celebrarlas, pero nuestro propósito es que se celebren este año, con las restricciones que sean necesarias siempre dentro del marco legal que en cada momento se marque por la evolución de la pandemia”. “Nos reinventaremos, nos cuidaremos y, cuando sea posible y las autoridades sanitarias así lo consideren, volveremos a salir a la calle”, dejó claro.

En el caso de Benicarló, que también vive con emoción las fiestas, la Junta Local Fallera también comunicó la suspensión en marzo pero confesó ver “factible” la celebración “a partir del segundo semestre de 2021”.

En el caso de València, el ayuntamiento insistió a principios de febrero que sus fiestas grandes no se celebrarán en el primer semestre, pero sí podrían hacerlo también en el segundo semestre. El concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de València, Carlos Galiana, explicó que se barajan los meses de julio a septiembre. Municipios como Paterna sí ha anunciado que pretenden celebrarlas del 8 al 12 de septiembre.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario