Pons (l'Alcora): “Denunciar es un seguro de vida para ellas: El silencio es cómplice, no calles”

La concejala de Igualdad de l’Alcora, Tica Pons, pide más actuación y concienciación social para erradicar la violencia machista: “hay que ver de dónde viene el problema”

Pons (l'Alcora): “Denunciar es un seguro de vida para ellas: El silencio es cómplice, no calles”

Saber qué está pasando es el primer paso para actuar contra la violencia machista en sus múltiples formas. Pero, para ello, hay que saber identificarlo gracias a las campañas de sensibilización y a la ayuda del entorno, esencial para salir adelante y empezar una nueva etapa. Así lo explica Tica Pons, concejala de Igualdad de l’Alcora, que insiste en que denunciar para poder ayudar a estas mujeres y evitar más muertes y maltrato por machismo.

¿Cómo habéis organizado la celebración de este 25-N?

No hemos organizado tantas cosas este año por la situación de la pandemia, pero lanzaremos muchas cosas por las redes sociales. De hecho, también hemos hecho un video en el que estamos en una biblioteca y se leen versos de libros o palabras de libros que tienen mucha connotación con problema de la violencia de género. La gente también puede subir lo que crea oportuno: una canción, un verso, una estrofa… Será un video de menos de un minuto muy bonito para todas las redes sociales.

Presencialmente tenemos un cuentacuentos que irá a los colegios y el día 25 se leerá el manifiesto donde estaremos presentes el equipo de gobierno y representantes de las mujeres progresistas.

Las mujeres tienen que dar un paso adelante. Tienen que creerse lo que están pasando»

La verdad es que queríamos hacer muchas cosas porque incluso teníamos que hacer una pequeña obra de teatro. Pero el aforo es limitado. No puedes arriesgarte a estas alturas a que te salga un día con sol. Por eso, hemos optado por hacerlo a través de las redes sociales. Meteremos todo el que podamos y haremos recomendaciones de libros vinculados. Más o menos es lo que haremos porque tampoco vamos a hacer más por cómo está el panorama.

¿Cómo participa la gente en este tipo de actos que luchan por la erradicación de la violencia machista?

Nosotros hemos estado haciendo minutos de silencio cada semana que moría una mujer en la fachada del ayuntamiento. Y colgábamos un lazo negro por cada una. Lo hemos hecho hasta la pandemia. Pero la verdad es que cuesta mucho que se implique la gente. Por ejemplo, tuvimos el caso de una vecina que gracias a entrar en una carnicería se salvó la vida de su maltratador. Creo que con un caso tan próximo como este tendríamos que ser más conscientes del problema grave que tenemos.

Ahora es verdad que todo está un poco muy cerrado por la Covid-19. Está tapando muchísimas cosas que pasan. Ahora tienes que mirar cuántas mujeres hay. No es una cosa que abra un informativo. Desde que estoy en la Concejalía de Igualdad en todo lo que hemos intentado hacer, cooperaban todas las asociaciones relacionadas con las mujeres. Hace falta que participe mucha más gente en estos actos y que seamos conscientes de la gravedad del asunto.

¿Crees que todavía es un asunto que incomoda y esto no facilita dar la cara?

Dependiendo también de los grupos políticos que venden esto. Los que somos progresistas lo vendemos como una violencia de género. Hay quién quiere disfrazarlo de violencia doméstica. Será violencia doméstica, pero matan a las mujeres. Si hubiera un grupo que ahora también se levantara diciendo que tienen maltratas psicológicos, también los apoyaríamos porque también hay.

En los servicios sociales me cuentan cosas que me ponen la piel de gallina. También habrá aunque sea ese 0,0% de denuncias que no son reales. Pero lo real es que 40 mujeres y 1 o 2 niñas han perdido la vida en este 2020. Algunas se han suicidado y otros no.

Hay que ver de dónde viene el problema. Yo estoy harta de acudir a laboratorios de Servicios Sociales y escuchar bibliotecas humanas que te cuentan los casos, y es un modus operandis igual. Primero acaban con todo el amor propio que puede tener una mujer porque la anulan. Cuando la han anulado, van al maltrato. Se guían por un denominador común. Escuchas un caso y otro y otro y es difícil que uno de la noche a la mañana se haga mala persona. Va siguiendo un canon.

Las mujeres que se han atrevido, han empezado a ser personas cuando han denunciado»

Nosotros hemos hecho charlas interesantes. El año pasado en bibliotecas humanas han ido ellas mismas a contar e insisto en que hay que acudir a escucharlas para entender de que estamos hablando.
Quizás incomoda a cada uno de una manera. En los hombres está todavía la idea de «algo habrá hecho». Esas cosas con el tiempo no somos capaces que mejorarlas. Todavía hay hombres de cierta edad y jóvenes que todavía tienen el concepto «algo habrá hecho». ¿Como llevas todo esto? Aquí estaremos.

Afortunadamente en lugares más grandes hay más concienciación y sensibilización. Nosotros en un pueblo de más de 10.000 de habitantes vemos que, a través de las redes sociales, sí que la gente hace más caso en las publicaciones. Pero hace falta más implicación.

¿Y cómo vivís el 8-M en el municipio?

Justamente el año pasado hicimos un homenaje a las madres de una asociación de personas con diversidad funcional. Llenamos el auditorio. Es verdad que en ese tema se meneja más gente.

Las Mujeres Progresistas hicieron un calendario en el mes de marzo con mujeres que habían hecho o dicho algo en el pueblo y tuvieron un éxito brutal. En el tema de la violencia nos falta esa parte de la sociedad. Ahora continuamos haciendo cosas, no habrá nadie que nos pare. Y necesitamos además gente joven que se implique. Te quedas alucinada porque el año pasado tuvimos un teatro donde invitamos en todos los colegios e institutos. Eran uno grupito de teatro que interactuaba en el público. Alucinaba porque las chicas veían normal que su pareja les mirara el móvil. Eso no puede ocurrir porque también es violencia.

Muchas mujeres víctimas de violencia machista no se atreven a denunciar. ¿Qué les dirías?

Denunciar es un seguro de vida para ellas. El silencio es cómplice. No calles. Es verdad que al principio pueden estar un poco acobardadas. No saben exactamente cómo se les puede ayudar. Ahora desde el Instituto de la Mujer les pueden dar mucha garantía de protección. Una tiene que tener la libertad para poder denunciar y salir adelante. Yo a una mujer le diría esto, que no calle, el silencio es cómplice, y que denuncie. Cuando tenemos charlas de este tipo todas las que se han atrevido han empezado a ser personas cuando han denunciado. Creo que es lo que todas tendrían que hacer. No la puedes obligar, ella es la que tiene que decidir, pero puedes darle todos los caminos. Tienen mucho miedo, pero si no denuncian entran en un círculo vicioso en el cual pueden perder la vida. Tendrían que denunciar.

Primero acaban con todo el amor propio que puede tener una mujer porque lo anulan»

El cartel que tenemos este año es muy significativo. Son unos zapatos de tacón reventados en la parte de abajo. No dice nada, pero dice mucho. Es lo que al final tiene que hacer un cartel, tiene que impactar. Creo que gustará mucho por el que transmite. Se tiene que interpretar la realidad en ese cartel y la realidad es esa. Son muchas las mujeres que están en esta dinámica del maltrato.

Las mujeres tienen que dar un paso adelante. Tienen que creerse lo que están pasando. Yo iba a hacer un post que dice que hasta que tú no te encuentras no cambiarás. El ojo morado te lo tapas, la hostia la justificas. Tienes que reconocer todas estas cosas.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario