El nuevo curso escolar tratará de garantizar la máxima presencialidad pero con seguridad

Los centros educativos contarán con un refuerzo de más de 4.000 docentes para reducir los grupos de alumnado y ampliar las medidas higiénicas

El nuevo curso escolar tratará de garantizar la máxima presencialidad pero con seguridad

La docencia será 100% presencial y con el 100% del alumnado en las aulas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. Así lo han anunciado esta mañana el conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico de Educación y Formación Profesional, Miquel Soler, que han coincidido en la importancia de garantizar la educación de calidad de la mano de la protección frente a la pandemia.

En este curso 2020-2021 hay dos objetivos claros desde la Conselleria de Educación. En primer lugar, velar por la salud y la seguridad de toda la comunidad educativa para que todos los colegios e institutos sean espacios saludables y, en segundo lugar, garantizar la máxima presencialidad posible teniendo en cuenta las características y necesidades de cada uno de estos centros.

Según ha explicado Marzà, el reto es garantizar el 100% de la presencialidad durante todos los días en Educación Infantil, Primaria, 1º de la ESO y Diversificación. Esto se aplicará en todos los centros educativos, que dividirán al alumnado en grupos reducidos siempre que sea posible según las condiciones del centro, mientras que en el resto de cursos se tendrá que acudir en días alternos, salvo que se pueda respetar la distancia interpersonal de un metro y medio.

Así, tanto el conseller como el secretario autonómico, han señalado que se ha hecho una radiografía de cada colegio e instituto sobre cómo debe adaptarse a las normas que exige la pandemia del coronavirus. Un protocolo que hoy mismo se ha enviado desde Conselleria para que ya comience esta adaptación y todo esté listo el próximo 7 de septiembre, la fecha de inicio del curso 2020-2021.

Además, este curso contará con un refuerzo de 4.374 docentes que se repartirán entre todos los centros educativos – tanto públicos como concertados – según sus necesidades “para garantizar el inicio del curso con las mejores condiciones y una educación de calidad”, según ha declarado Marzà, que ha hecho hincapié en que todos los colegios e institutos tendrán un nuevo profesor o profesora como mínimo.

Según se ha concretado, Alicante contará con una inyección de 1.670 maestros y maestras, Castellón se reforzará con 625 y València, con 2.079 docentes. De esta manera, “en las aulas valencianas dispondremos de más de 76.000 maestros y maestras y profesorado que atenderán al alumnado valenciano durante un curso que ya de por si será muy peculiar y que se tiene que adaptar a cualquier contexto que se genere dependiendo de la evolución de la pandemia”, ha subrayado Soler.

Para ello, la Conselleria de Educación movilizará una partida “extraordinaria” de 207 millones de euros, la mayoría para cubrir la inversión de este refuerzo de docentes, aunque también se destinarán 4,6 millones a la adquisición de material de protección e higiene para toda la comunidad educativa.

Miquel Soler, por su parte, ha valorado que este presupuesto extraordinario cubrirá todas las necesidades tanto de un curso sin coronavirus como con la adaptación a la docencia online si lo exige la pandemia. “Va a cubrir desde los gastos extraordinarios de los centros hasta el refuerzo de monitores de los comedores escolares, porque estos recursos están pensados para cubrir todas las necesidades que surjan en los diferentes escenarios”, ha explicado.

En este sentido, el secretario autonómico de Educación ha anunciado que 33 millones de euros de esta partida se invertirán en el Plan de Digitalización, que incluirá la adquisición de más dispositivos electrónicos y el acceso a internet del estudiantado afectado por la brecha digital o formación en herramientas digitales, entre otras cuestiones.

Así se organizarán las clases

Según ha explicado Vicent Marzà, se trabajará con grupos reducidos de estudiantes en las aulas y se intentará que la docencia sea 100% presencial en el 100% de los centros durante todos los días, “aunque siempre teniendo en cuenta las necesidades de la pandemia del coronavirus”, ha insistido.

En este sentido, ha anunciado que se ha hecho una radiografía de cada centro educativo para que haya protocolos específicos ante el coronavirus, tal y como se ha acordado en el Fòrum Valencià Educatiu junto con las directrices de Salud Pública, que próximamente anunciará medidas generales sobre el acceso a los centros, por ejemplo.

Según se ha indicado en diferentes instrucciones, en los centros educativos de Infantil y en primer y segundo curso de Primaria los alumnos y alumnas estudiarán en centros de convivencia estables de hasta 20 alumnos, siempre que los colegios dispongan de espacios lo suficientemente amplios para garantizar la seguridad. Si no es así, se buscarán otros espacios dentro del centro para adaptarlos a la docencia.

En el alumnado de 0 a 3 años siempre se lleva a cabo un periodo de adaptación las primeras semanas de curso donde cada centro dispone un horario de incorporación progresiva y organización en grupos reducidos de cuatro o cinco alumnos. El próximo curso se seguirá esta dinámica de cada año y para aplicar las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud marcadas por las autoridades sanitarias se evitará que los progenitores entran dentro del aula.

En 3.º y 4.º de Primaria también se configuran grupos de convivencia estables. Sin embargo, si el centro educativo ha estudiado las necesidades y dispone de espacios disponibles en el centro, se pueden configurar grupos no estables de convivencia en estas etapas educativas siempre que se garantice entre el alumnado de una distancia de metro y medio entre compañeras y compañeros.

Los grupos de convivencia estables están concebidos para los alumnos más pequeños porque, tal como indican las autoridades sanitarias, permiten que los niños y niñas de estas edades socialicen mejor y por las características de los menores de estas edades hacen inviable que se asegure que mantengan el metro y medio de distancia en las dinámicas de aula y aprendizaje. También es la opción definida por las autoridades sanitarias en estos grupos de edad como la mejor para garantizar la trazabilidad y la gestión de posibles casos de contagios que se puedan producir.

En 5.º y 6.º de Primaria, con carácter general, los grupos de alumnos se configuran siguiendo el modelo de distancia de metro y medio de distancia, puesto que el perfil de estos niños y niñas presenta una madurez que asegura que puedan mantener la distancia a clase.

Todo el alumnado de 1.º de la ESO asistirá todos los días a clase en aulas con una separación entre compañeros de metro y medio. En el resto de niveles educativos, si no hay suficiente espacio para tener a todo el alumnado con la separación de metro y medio entre ellas y ellos, el alumnado acudirá al centro en días alternos.

Respecto a este último punto, Soler y Marzà han destacado que en los días a los que no se vaya a clase, estos alumnos tendrán que seguir su docencia con las directrices de sus docentes.

Asimismo, en la inmensa mayoría de casos cada centro ha podido organizar a todo el alumnado en sus propias instalaciones y, en algunos casos puntuales, se utilizarán también instalaciones municipales.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario