Los municipios se escudan con nuevas medidas para frenar la transmisión del virus

Varios ayuntamientos han anunciado nuevas medidas para endurecer las restricciones vigentes hasta el 31 de enero

Los municipios se escudan con nuevas medidas para frenar la transmisión del virus

La Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública cifra en más de 160.000 las personas contagiadas por COVID-19 desde que comenzó la pandemia, en más de 3.000 las fallecidas y en cerca de 2.500 las ingresadas en este momento en la Comunitat Valenciana. Datos alarmantes que se han ido incrementando desde el puente de la Constitución de diciembre y que ya superan los 3.000 positivos diarios en esta tercera ola. Si el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció la semana pasada nuevas restricciones y confinamientos en pueblos, ahora son los propios ayuntamientos quienes se escudan con nuevas medidas para frenar la transmisión del virus entre sus vecinos y vecinas.

Uno de estos ayuntamientos es Nules. Ya el pasado 5 de enero activó un dispositivo especial con más de 100 agentes para controlar las aglomeraciones de la caravana real de los Reyes Magos, pero el viernes 7 decidió blindarse más en esta tercera ola. “La situación epidemiológica municipal actual nos ha llevado a tomar estas medidas excepcionales con la intención de limitar las actuales cadenas de transmisión del virus, por lo que pedimos a la ciudadanía responsabilidad individual limitando principalmente las relaciones sociales no necesarias y que cumplan a su vez con las medida de higiene y sanitarias correspondientes”, destacaba el alcalde, David García.

En este caso, desde el sábado hasta el 31 de enero, en el municipio estará cerrado el polideportivo, el campo de fútbol, las pistas deportivas, la pista de hockey, el espacio work out, no se autorizará la celebración de competiciones ni de entrenamientos y se precinta el espacio de ocio Quatre Camins junto al mobiliario urbano. También están cerrados los edificios municipales, con atención con cita previa, y se suspenden todas las actividades programadas por el ayuntamiento con asistencia de público.

Este mismo viernes, Benicàssim también anunciaba el estudio de nuevas restricciones “con el objetivo puesto en evitar el avance de casos COVID-19 en la localidad”. Aunque el consistorio reconoce no estar entre los municipios con mayor número de casos, “la prudencia nos obliga a determinar la cancelación de actividades municipales en espacios cerrados para proteger la salud de la ciudadanía”, destacaba el ayuntamiento.

Se espera conocer en los próximos días más información, pero en la reunión mantenida entre el intendente jefe de la Policía Local y miembros del equipo de gobierno ya se avanzó que se cancela la actividad cultural en el Teatro Municipal y las deportivas en espacios cerrados, también hasta el 31 de enero.

Todas estas medidas se suman a las nuevas restricciones anunciadas por el president de la Generalitat Valenciana el pasado 5 de enero: el cierre de la hostelería a las 17 horas, la ampliación del toque de queda a las 22:00 horas, la reducción de aforos en comercios o el confinamiento perimetral de casi una treintena de municipios de la Comunitat Valenciana. En la provincia de Castelló, del 7 al 31 de enero están cerrados perimetralmente Jérica, Borriol, Atzeneta del Maestrat y Soneja.

Además, según adelantaron el viernes EFE y À Punt, el hospital de campaña del Hospital General de Castelló está listo para acoger posibles derivaciones de casos positivos en COVID-19 si la situación lo requiere, tras superarse los 2.500 ingresos hospitalarios.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario