Las nuevas generaciones: claves para conseguir un futuro más sostenible

Proyectos como ‘Què fem amb el fem?’ han conseguido que aprendan a gestionar residuos urbanos trabajando en equipo

Las nuevas generaciones: claves para conseguir un futuro más sostenible

Cada vez son más las iniciativas por parte de administraciones y entidades que caminan hacia un objetivo común: respetar el medio ambiente. Un reto necesario que también llega a las familias de todos los rincones del mundo y en el que la educación ambiental se ha consolidado como la mejor receta. Y es que los centros educativos son el primer paso para que las futuras generaciones hagan el cambio y transformen la relación entre el ser humano y la naturaleza, tal y como muestran proyectos castellonenses como ‘Què fem amb el fem?’.

‘Què fem amb el fem?’ es un concurso de maquetas, vídeos y relatos o cuentos en el que, más allá del formato, la protagonista es la relación entre las nuevas generaciones con la gestión de residuos sólidos urbanos y su impacto ambiental. Una iniciativa de Reciplasa que surge de la colaboración con el CEFIRE de Castelló, la Cátedra Reciplasa UJI y el Seminario de Educación Ambiental de Castelló que este 2021 celebra cuatro ediciones.

Alberto Celma, investigador del Institut Universitari de Plaguicides i Aigües (IUPA) de la Universitat Jaume I (UJI) y colaborador de la Cátedra Reciclasa UJI, explica que el objetivo de esta iniciativa es fomentar una mayor concienciación sobre la gestión responsable de residuos urbanos desde los centros educativos, por lo que se dirige al alumnado de infantil, primaria, secundaria y educación especial.

“Sin duda, con ‘Què fem amb el fem?’ los niños y niñas aprenden infinidad de cosas. Tienen mucha libertad a la hora de presentar sus propuestas, porque en la convocatoria tan solo se dan unas pinceladas para que dejen volar su imaginación y lo que nos encontramos es que el alumnado o el profesorado que prepara el trabajo se vuelca en hacerlo suyo”, asegura.

arxiu

arxiu

Pero además de esta concienciación, se transmiten valores. En este sentido, Celma destaca “el trabajo en equipo para elaborar estos trabajos, con el ejemplo de los premios de este año, y en cómo luego lo aplican en casa para implicar también a sus padres”.

Así, para el investigador esta ha sido una edición que evidencia la evolución tanto en calidad como en participación y originalidad de las candidaturas. Los premios han sido para ‘Reciclamos para jugar’, del Centro de Educación Especial de Penyeta Roja de Castelló; ‘Estem a temps’ del CEIP Bisbe Climent de Castelló en la categoría de Educación Infantil; ‘Les Notícies de 5è’ del CEIP Pintor Castell de Castelló en Primaria; y ‘El fem, el desfem!’, del IES Jaume I de Borriana en el caso de Secundaria. Asimismo, el IES Serra d’Irta de Alcalà de Xivert y su proyecto ‘Transformem el fem’ ha conseguido la mención especial por mejor uso de residuos urbanos en huertos escolares.

La pandemia también ha propiciado el cambio

El investigador del IUPA es claro: “Desde la Cátedra Reciplasa UJI defendemos que el papel de las nuevas generaciones es clave para hacer un cambio”. “Son ellos y ellas quienes en el futuro gestionarán los residuos de su casa y educarán a sus hijos e hijas, las futuras generaciones, para que continúen con ello, por lo que es esencial enseñarles a hacer una gestión de los residuos correcta a través de la educación ambiental”, añade.

Además, destaca que la educación ambiental “es una inversión de futuro”, porque es más difícil educar a adultos y ellos, con trabajos como los que desarrollan en ‘Què fem amb el fem?’, lo transmiten a su familia.

Sin embargo, la pandemia de la COVID-19 y el confinamiento domiciliario también han dado un paso más en ese reto, según explica Celma, que señala que “aunque vivimos en una sociedad muy consumista, si no tuviésemos la conciencia medioambiental que tenemos estaríamos en una situación mucho peor”. “Las cifras de Reciplasa de 2020 muestran una reducción del 3% de los residuos gestionados, a lo que hay que sumar que estos se han reciclado mejor, lo que evidencia ese cambio de mentalidad”, insiste.

Para el investigador, esta pandemia también ha sido una oportunidad para comprender el impacto de nuestros actos sobre el medio ambiente: “Hemos podido darnos cuenta de que, tan solo parando cuatro o cinco semanas, la atmósfera y el cielo se han visto más limpios. O simplemente hemos reflexionado sobre el único uso en mascarillas y guantes”.

Así, los niños y niñas que han participado en los proyectos ganadores recibirán su premio el 17 de junio en la UJI. Una jornada que se une a la celebración del Día del Medio Ambiente en la que instituciones, entidades y familias reivindican un planeta mejor para ellos.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario