Tan solo 17 municipios de Castellón tienen un riesgo alto o extremo por COVID-19

Casi el 90% de los pueblos de la provincia está por debajo de los 150 casos por cada 100.000 habitantes

Tan solo 17 municipios de Castellón tienen un riesgo alto o extremo por COVID-19

Hace unas semanas parecía imposible, pero las duras restricciones han dado sus frutos. El verde, el color que refleja una incidencia menor a los 25 casos -lo aceptable en la nueva normalidad-, es el protagonista en el mapa de incidencia acumulada de coronavirus de la provincia de Castelló. Según la última actualización de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, esto se traduce en que casi el 90% de los municipios cuenta con menos de 150 casos, frente a 17 localidades que preocupan más.

En concreto, hay 17 localidades que tienen un riesgo extremo – más de 250 casos por cada 100.000 habitantes – o alto – entre 150 y 250 -, la mayoría en la zona del este y de la costa, según la última actualización de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, que muestra los datos recogidos hasta el 28 de febrero.

Los municipios en riesgo extremo y que más preocupan son Zucaina, con 2.339,18 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada en los últimos 14 días; y Llucena, con 1.382,49 casos. Son dos excepciones que desentonan con el resto, a las que les siguen Sierra Engarcerán, con 614,75 casos; Benlloc, con 290,42; y Betxí, con 265,72.

En riesgo alto se encuentran Vall d’Alba, con 249,38 casos por cada 100.000 habitantes; Tales, con 242,42; Alfondeguilla, con 230,95; San Rafael del Río, con 213,22; Sant Jordi, con 205,76; Nules, con 183,16; Almassora, con 175,10; Montanejos, con 174,83; les Alqueries, con 157,34; l’Alcora, con 153,77; Sant Mateu, con 152,83; y Vila-real, con 151,30.

Así, 17 de los 135 municipios de la provincia se encuentran en una situación más complicada, lo que supone el 12,59%. El 87,41% restante cuenta con menos de 150 contagios por cada 100.000 habitantes, la mayoría en el interior de la provincia. Es el caso de Castelló de la Plana, con un riesgo medio al tener 137,43 casos.

Estos datos y la mejora de la situación en los hospitales han sido el aval para comenzar la desescalada el pasado lunes. Un proceso que, sin embargo, exige no bajar la guardia porque, tal y como señaló el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, “relajar medidas no significa relajar actitud”, por lo que se espera que esta flexibilización sea muy lenta y progresiva.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario