Vila-real incorpora por primera vez el aparcamiento en espiga

Vila-real incorpora por primera vez el aparcamiento en espiga
25/01/2020 -

El área de Movilidad del Ayuntamiento de Vila-real reordenará el aparcamiento en la calle Cordón incorporando por primera vez el sistema de batería invertida o espiga con el objetivo de dotar de mayor seguridad y mejorar la circulación en este transitado vial, que se encuentra en el área de influencia de varios centros educativos y dotaciones sociosanitarias y deportivas. El proyecto diseñado por el departamento que dirige el concejal Emilio M. Obiol contempla la creación de más de 130 plazas en todo el vial -combinando el aparcamiento en cordón y en espiga- para turismos, motocicletas, bicicletas y vehículos de personas con movilidad reducida (PMR).

“Con esta actuación acometemos una nueva fase del plan de aparcamientos que tiene como objetivos incrementar la seguridad en las zonas de estacionamiento, ganar plazas y distribuir los espacios dedicados a parking de forma homogénea por la ciudad”, explica Obiol, quien añade que las actuaciones realizadas hasta ahora y programadas para el futuro persiguen, asimismo, “incrementar la seguridad para conductores y peatones y aumentar las reservas de estacionamiento para motocicletas, bicicletas y PMR, fomentando una movilidad más inclusiva y sostenible”.

La reordenación de estacionamiento en la calle Cordón comenzará a principios de este próximo mes de febrero. El proyecto contempla mantener los dos carriles de circulación en un único sentido en el tramo desde el cruce de la calle Ermita hasta la calle Cronista Traver, para asegurar la fluidez del tráfico en este punto. Desde el cruce de la calle Cronista Traver hasta la rotonda que conecta con la carretera de Onda, se delimitará un único carril de circulación “para acabar con la indefinición actual que provoca estacionamientos en doble fila, así como otros problemas relacionados con el exceso de velocidad”, tal y como apuntan desde el área de Movilidad. La solución diseñada por los técnicos municipales combina el estacionamiento en espiga y cordón a uno y otro lado de la calle para optimizar el espacio disponible y dar mayor seguridad a conductores y peatones. En total, se prevé habilitar alrededor de 90 plazas de aparcamiento en batería invertida o espiga y entre 40 y 50 plazas en cordón. Las plazas para motocicletas, bicicletas y PMR se concentrarán sobre todo en el tramo desde la calle Ermita hasta Cronista Traver.

Respecto al sistema de batería invertida o espiga, desde el área de Movilidad señalan las ventajas que presenta y que han llevado a numerosas ciudades a incorporarlo en sus áreas de aparcamiento. Así, explican que se trata de un sistema más seguro de estacionamiento: el conductor debe estacionar en batería marcha atrás, de manera que se eliminan ángulos muertos de visibilidad al salir en el sentido de la marcha, lo que reduce accidentes y atropellos.

También supone un ahorro del 10% en la superficie de aparcamiento, facilita la carga y descarga en la acera y ofrece mayor seguridad a los pasajeros del vehículo a la hora de salir del mismo. “Incorporamos por primera vez este sistema de estacionamiento no sólo para optimizar el espacio sino especialmente para lograr una mejora de la seguridad en un vial como la calle Cordón que vertebra un área con mucha circulación de vehículos en la que contamos con varios centros educativos, un centro de salud, instalaciones sociosanitarias como el centro ocupacional y la residencia, además del Estadio de la Cerámica y otras zonas deportivas”, concluye el concejal de Movilidad, quien avanza además que su departamento está trabajando también en uno de los proyectos demandados en los presupuestos participativos como es la mejora del aparcamiento del centro de salud de la Bóvila.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario