Raquel Ejerique(À Punt): "la gente sí que está cerca de sus informativos en valenciano que cubren el territorio valenciano"

Hablamos con la Directora de Informativos de À Punt Mèdia

El currículum de Raquel Ejerique habla por sí solo. En su última etapa como redactora jefe de Política social en el diario.es, se encargó de desvelar el Caso Cifuentes o el Caso Montón. Su avalada experiencia, su pasión por el periodismo y su modelo de especialización han llegado a la radiotelevisión pública de los valencianos y las valencianas. Desde el pasado mes de febrero, está al frente de la dirección de informativos de À Punt, concurso que ganó con un 70% de los votos. Hoy conversamos con ella sobre su modelo de informativos y sobre las inminentes apuestas que llegan el próximo lunes con el nuevo informativo comarcal.

Te has incorporado este año a À Punt un 2020 muy particular, muy intenso, ¿Cómo lo has vivido?

La verdad es que la incorporación bien. Ha sido un proceso fácil porque la redacción lo ha dejado muy fácil. Sorprendentemente también para mí fui aceptada por un 70% de los votos y esa actitud de la votación se ha mantenido. Así, he llegado con un equipo con de ganas de cambio, de hacer más periodismo y en ese sentido ha sido un aterrizaje bastante fácil.

‘Si tu no te especializas una redacción, al final una misma persona va hoy al ayuntamiento, mañana a los juzgados y al día siguiente a las Corts. De esa manera, estamos perdiendo en ese trayecto, calidad, fuentes y conocimientos.’

El modelo de redacción que presentaste se basa en la especialización que ya lo hemos visto por ejemplo también en eldiario.es. ¿Cómo se va a materializar aquí en la redacción de À Punt?

Ya está en marcha desde marcha desde lunes. Hemos hecho equipos de sociedad, economía, internacional, política y cultura que tienen al frente a una persona que son los coordinadores de área y la verdad es que estamos funcionando como la mayoría de las redacciones, aprovechando el esfuerzo, el conocimiento de la gente, las fuentes, etc. Si tu no te especializas una redacción, al final una misma persona va hoy al ayuntamiento, mañana a los juzgados y al día siguiente a las Corts. De esa manera, estamos perdiendo en ese trayecto, calidad, fuentes y conocimientos. Lo que estamos haciendo es especializar a la gente en lo posible. Somos grandes pero tenemos 15 horas de información diaria, programas de tele, radio, web… o sea que si haces esa división, realmente no quedan unas secciones tan grandes, pero en lo posible, los periodistas que tengan un background para explicar mejor las cosas

En esta nueva temporada que comenzó en el mes de septiembre ya estrenasteis un nuevo programa que era A La Ventura. ¿Qué balance haces de esta nueva aventura del programa?

Lo que hemos hecho con A La Ventura es poner un equipo muy bueno de gente que estaba un poco disperso y que se llevaba muy bien, que tenía un mismo concepto de periodismo y los hemos puesto juntos a trabajar. La verdad es que esa mezcla ha funcionado muy bien. Básicamente, las líneas maestras de ese programa es la actualidad. Tratar las cosas que pasan durante la semana con entrevistas relevantes que dan titulares y que en ese sentido que estos titulares ocupan los temas de fin de semana con los invitados que han participado el viernes. Creo que ha funcionado muy bien, hemos dado un paso adelante en la profesionalización, en la imagen del programa. Marta Ventura es una periodista excepcional porque combina muy bien un tono muy riguroso y serio pero también puede llevar un programa y el peso de un programa de esas características, de dos horas que no es poca cosa. Y ha funcionado la verdad que bastante bien.

¿Qué feedback tenéis de los espectadores del programa?

La verdad que muy bueno, y también de los invitados que vienen. Estamos en algunos momentos del programa por encima de la media de la cadena. Es verdad que es una franja difícil porque el viernes por la noche hay mucha competencia de grandes concursos, películas y otras cadenas, pero yo creo que si que hay ahí una oportunidad de información próxima, de análisis porque estamos viviendo un momento de mucha información diaria, pero también a veces tenemos que parar. Esto supone que venga un experto y nos explique lo que ha pasado. O vamos a hacer una tertulia que combina una tertulia viva pero rigurosa y que no sea un ‘gallinero’. Todas esas cosas creo que ayudan bastante a comprender una realidad que es muy cambiante y que va tan deprisa que no tenemos tiempo para digerirla.

De la parrilla de À punt Mèdia al final los informativos de la casa son los espacios más vistos, después ya evidentemente sería el concurso de Eugeni Alemany. Por qué crees que los informativos de À Punt Mèdia conectan o son los espacios más vistos de la cadena?

‘Somos esenciales porque somos un servicio público, no tenemos ataduras económicas, ni de grupos de poder, ni fondos de inversión y en ese sentido obviamente somos fundamentales y creo que eso la gente lo aprecia mucho.’

Porque obviamente hay necesidad de información y la pandemia la ha puesto encima la mesa. Hay una necesidad de información que la hace À Punt y no la hace nadie. ¿Quién tiene la capacidad, qué medio de comunicación en la Comunidad tiene la capacidad de cubrir de Vinaròs a Pilar de la Horadada? ¿Qué medio de comunicación te pueda dar imágenes y videos e historias audiovisuales? No lo tenemos, hay lugares y hay temas, hay localidades que tan solo podemos cubrir nosotros y lo podemos hacer en valenciano, que tampoco ningún medio de comunicación lo hace. En ese sentido, somos esenciales porque somos un servicio público, no tenemos ataduras económicas, ni de grupos de poder, ni fondos de inversión y en ese sentido obviamente somos fundamentales y creo que la gente esto lo aprecia mucho, en el hecho que sea en su lengua. Ahora, por ejemplo, vamos a las elecciones americanas a cubrirlas. Obviamente seremos el único medio de comunicación que podrá dar esa información desde allí y en valenciano, que es nuestra fortaleza.

En la presentación avanzasteis un poco las líneas de los informativos de esta nueva temporada: un nuevo informativo comarcal. ¿Qué nos puedes avanzar?

La idea es media hora de información comarcal para acercarnos a esas comarcas porque hacemos una cobertura en valenciano de temas valencianos, pero a veces esa actualidad tan cambiante, no da tiempo para hacer una cobertura local ni siquiera en València, que nos acusan, a veces con razón, de valencianocentrismo. Realmente, nosotros tampoco tenemos capacidad para cubrir las localidades ni València, ni Alicante ni Castelló. ¿Por qué? Porque la actualidad es tal que es lo primero que cae de las escaletas. Creo que es necesario abrir un espacio de media hora diario para hablar de esas cosas más próximas, de historias humanas, historias de superación, de historias locales y municipales, de peleas de ayuntamientos, de asuntos sociales, de entrevistas a personajes locales y ese espacio básicamente lo dedicaremos a esto, a una cobertura local de València, Alicante, Castelló, de las 34 comarcas que tenemos y los 500 kilómetros de costa que tenemos. Es una comunidad muy larga, muy difícil en cuanto a cobertura porque de norte a sur hay 800 kilómetros, pero ese esfuerzo, esa necesidad de información más local y en valenciano vamos a cubrirla ahora de lunes a viernes.

‘Es necesario abrir un espacio de media hora diario para hablar de las comarcas más próximas, de historias humanas, historias de superación, de historias locales y municipales’

¿En qué horario estará ubicado este nuevo espacio?

Empezará de ocho y media a nueve. Esa primera hora estará dedicada a la información comarcal y después empezará el informativo estándar.

Estamos viviendo una pandemia que nos ha cambiado la vida a todos y como periodista y directora de informativos, ¿Cómo crees que se tiene que informar de la Covid sin perder el rigor y sin caer en el alarmismo o amarillismo?

La verdad es que el coronavirus nos ha pasado por encima a todos como personas y como periodistas. Al inicio había una necesidad imperiosa y obsesiva por la información pero todos hemos aprendido bastante como dar esa información, nos hemos hecho con una bolsa de expertos que se ha ido conformando con el tiempo y también hemos bajado el nivel de información de datos sin cocinar. Los datos se tienen que cocinar, se tienen que reflexionar, se tienen que digerir y en ese sentido ahora ya no damos los datos en bruto, hacemos más enfoques. Ayer, por ejemplo dábamos en el informativo analizando datos que también es una vertiente del periodismo que estamos implantando más y con esos datos vemos que en el litoral ya no había tantos casos, se habían desplomado los casos en el litoral que se habían ido en el interior. Los datos del coronavirus que son diarios, son muchos y tenemos que digerirlos. En ese sentido sí que en este camino hemos aprendido a dar esa información acompañada también de expertos como por ejemplo Margarita del Val que estuvo el pasado viernes en el programa A La Aventura, o sea que hemos aprendido también a dar las cosas más reposadas.

Hace una semana leí una entrevista tuya que hablaste que la marca À Punt estaba asociada a cierta agresividad. ¿Por qué crees que genera esa agresividad la marca de casa que al fin y al cabo es de todos los valencianos?

Yo creo que en el inicio también de la creación de À Punt estuvo envuelta en cierta agresividad , en el sentido político, de pelea política, de gente que no quería abrirla, gente que sí, gente que quería abrirla pero que no costara prácticamente nada. Sería fantástico en un mundo ideal que tú abrieses un servicio público y que no cueste dinero, sería fantástico, pero la verdad que es la realidad es otra. Y, obviamente el componente de la lengua también genera en el ámbito político, social, en las redes… El tema de la lengua es un tema que se ha ido ideologizando en algunos sectores y que se mezclan un poco muchas cosas. El hecho de ser un medio, tres en realidad, medios públicos, esto no es cosa nuestra de València, también ha pasado con televisión española (TVE). Hay mucha pelea política de quien controla, si alguien controla, que yo quiero salir más, que mi partido no sale tanto como debería…. Es una confusión de la pertinencia de un medio público, que no pertenece al gobierno, pertenece a la administración pública y por tanto a los ciudadanos y esa es la tensión. En una empresa privada tú sabes a quién pertenece tu empresa. Aquí, puede haber confusión y el trabajo de los periodistas y de la dirección general siempre está junto a nuestros propietarios que verdaderamente son los ciudadanos, nadie más que los ciudadanos.

Hace unas semanas hubo una pelea curiosa. La Consellera de transparencia, Rosa Pérez Garijo os acusó de falta de rigor, ¿Por qué os acusa de falta de rigor a vosotros?

Tuvimos una conversación con su gabinete después porque la verdad es que cuando vimos el tuit yo pensaba que habíamos hecho una cosa realmente gorda, era un tuit tan contundente. La verdad es que después, hablando con su gabinete básicamente se quejaba que no había salido en los informativos un tema de la memoria histórica y que habíamos dicho Podemos en lugar de Unidas Podemos que es un error, pero es un error que es bastante habitual desgraciadamente. Obviamente ni es maliciosa ni es muy grave en ese sentido. Pero, obviamente ella no estaba contenta con algunas cosas de la televisión, yo la he animado, y también públicamente, a debatir esto y a argumentar cuando alguien hace una acusación tan gorda como esa de falta de rigor. Creo que las noticias en algunas ocasiones nos equivocamos como todo el mundo. Pero, obviamente el equipo que tenemos aquí es riguroso, periodista, que confirma y contrasta y en ese sentido yo estoy muy satisfecha del trabajo que hacemos.

Como directora de informativos, ¿Qué crees que diferencia los informativos de la antigua Canal 9 de los informativos de À Punt Mèdia?

Muchas cosas. No tenemos por ejemplo tarjeta de crédito ninguno de los directivos, no tenemos todo el edificio, la redacción está en una planta, somos mucha menos gente y somos todos mucho más consciente de la suerte que supone trabajar para un servicio público. En ese sentido, es un trabajo muy eficiente, de verdad, porque hay gente que entra a las diez de la mañana en directo, después hace la crónica para la radio, avisa en la web que hay un titular para que alguien del web lo redacte. Es decir, es es un sistema de trabajo totalmente diferente, y mucho más ajustado a unos recursos mucho más limitados y en ese sentido la información ha cambiado. Aquí no tenemos propietarios, no tenemos cortapisas de ningún tipo, si hay un error del gobierno lo damos, si hay un error de la oposición lo damos. No tenemos prejuicios ni tenemos consignas de nadie y esto es un trabajo en libertad que se agradece mucho y que se puede hacer en la televisión, radio y webs públicos más que en la empresa privada.

À Punt desde el principio siempre ha tenido un hándicap muy importante, que es la audiencia también en un tiempo en el cual hay muchas maneras de consumir televisión e información, hay muchas plataformas digitales. ¿Qué crees que necesita À Punt para conectar con la gente o sí también crees que se le requiere demasiada exigencia a À Punt en un tiempo muy diferente al de Canal 9?

El cuerpo de nuestra parrilla, si contamos todos los programas, series y entretenimiento es lo que puede costar un programa de Telecinco, una temporada. Este es el primer problema, ¿Qué queremos hacer Masterchef? Claro que queremos, en valenciano, tendría unas audiencias del 25,20, 18… No tenemos ese presupuesto, pero es que tenemos el presupuesto de Masterchef para hacer toda la parrilla de radio y tele para todo el año. En ese sentido, está bastante claro lo que necesitaríamos para tener audiencias como La Ruleta de la Fortuna o Masterchef. En el caso de los informativos, podemos estar muy satisfechos porque realmente sí que tienen unas audiencias muy buenas. Tenemos a veces en el fin de semana un 12% de audiencia de media en la información de mediodía, esto quiere decir que en algunos picos éramos el informativo más visto de la Comunidad Valenciana. También es un mantra que me he encontrado: «no os ve nadie y no sois irrelevantes», esto no es verdad. Los informativos muchas veces en momentos concretos somos el informativo más visto de toda la Comunidad Valenciana, o sea que la gente sí que está cerca de sus informativos en valenciano que cubren el territorio valenciano, claro que están cerca. Los datos no son para nada lejanos a otras cadenas autonómicas pero es verdad que se ha instalado esa idea, también se ha instalado la de «sueldo funcionarios», me gustaría que si pudieras ver la cantidad de gente que hay en este edificio después de 8 o 9 horas de trabajo y todavía estamos de arriba y abajo, en reuniones… hay muchas cosas que han calado en la sociedad, que se dan por hecho y no son verdad.

‘El cuerpo de nuestra parrilla, si contamos todos los programas, series y entretenimiento es lo que puede costar un programa de Telecinco, una temporada. Este es el primer problema’

¿Qué crees que se debería de hacer para cambiar esa imagen que tienen muchas personas de À Punt?

Animaría a la gente a verla primero y opinar porque también encuentro mucha gente que opina y realmente no la tiene sintonizada o la ha visto una vez de paso. Lo primero para hacer un análisis serio seria ver la televisión, la radio, leer la web que no hablamos de ella pero también la tenemos, y después opinar. Creo que es un trabajo de día a día, a medida que nos vayamos acercando a la ciudadanía con informativos más pegados a la calle, con más temas sociales. Todo esto, creo que va generando un poco nuestra audiencia. Creo que es una cuestión de tiempo y de estar cerca y de escuchar.

Una de tus filosofías ha sido: la web primero. Quiero decir, que la gente que conecte con À Punt la web pueda tener la información de primera mano incluso antes de que una agencia de noticias. ¿Cómo se instaló esta filosofía en la mecánica propia de los periodistas que trabajan en À Punt?

La verdad es que sorprendentemente se ha instalado muy pronto. Por ejemplo, nosotros ya hemos dado muchas exclusivas como la de la UPV por ejemplo con los contagios, o la agresión sexual a la chica de la Vall d’Albaida. Todo esto es información que ha llegado a esta redacción y se ha dado inmediatamente en la web y después a las dos o las ocho y media la hemos dado en formato audiovisual. Es una redacción más audiovisual que web, la parte de web tiene su equipo y la redacción central es mucho más audiovisual. Pero, cuando hemos hablado de esto, hemos hecho reuniones y se ha instalado esa rutina, se ha adoptado con una naturalidad sin pegas, la gente ya sabe, llega una noticia, lo grita, primero a la web? Sí, primero en la web. Realmente ha sido todo muy fácil porque todos también como usuarios de la web sabemos que no queremos esperar a ciertas cosas y ellos, los redactores, los editores… Lo saben también como usuarios online, así que se ha adaptado con naturalidad y muy pronto, mucho más de lo que uno podría pensar. No ha habido resistencias, o pegas… Obviamente hay gente más digital, menos digital, pero no ha habido resistencia al cambio.

Para acabar, me gustaría conocer tu opinión como periodista sobre la situación del sector de la prensa y los medios de comunicación. ¿Cómo ves la situación de los medios de comunicación con la crisis de la Covid-19?

Una buena noticia es tener un sector de medios de comunicación cuanto más rico, más numeroso y más diverso, mejor para la sociedad. Me gustaría que hubieran todos los medios posibles de todas las ideologías posibles porque una sociedad muy informada es la que tiene opción e información diversa y enfoques diversos y en ese sentido desgraciadamente estamos viviendo una época ahora que va al contrario con Ertes,Eres…etc, y esto es una mala noticia para la ciudadanía. En ese sentido, el camino que tenemos que tomar todos es la unión porque para mí siempre ha sido muy sorprendente y en mi paso por el diario no lo hacíamos así. Por ejemplo, con el tema de citar. Tenemos una especie de guerra interna a veces entre los medios de no citar u ocultar. Aquí, la premisa es citar y enlazar. Porque es lo que tenemos que hacer, porque somos compañeros y trabajamos para la información general de la gente. Después, cada cual tenemos nuestra empresa, nuestros objetivos y tal. Pero, el periodismo es un negocio muy particular, es un negocio que no se trata tan solo de hacer dinero, el que es periodista normalmente no espera forrarse. Es porque tiene una voluntad y una vocación de formación y de información. En ese sentido tenemos que aprovechar todos esos perfiles de medios dispersos que están sufriendo y unirnos en el servicio principal que es el nuestro, que es la información. Y esto comporta estrategias, hablar, hacer asociaciones de algún tipo de contenido. Yo creo que esa es un poco la solución para el tsunami económico que está ya muy cerca.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario