Bares, restaurantes y gimnasios continuarán cerrados hasta el 1 de marzo en Castellón

Así lo ha anunciado el president de la Generalitat, que también ha aclarado que las ciudades de más de 50.000 habitantes continuarán cerradas los fines de semana y los festivos

Bares, restaurantes y gimnasios continuarán cerrados hasta el 1 de marzo en Castellón

Tal y como dejó ver al comienzo de la semana, Ximo Puig ha confirmado la prórroga de las restricciones para doblegar la curva de la pandemia en la Comunitat Valenciana. Una decisión que se ha tomado tras la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación contra la COVID-19 que pretende seguir con la tendencia a la baja de la incidencia en Castelló, València y Alicante.

De este modo hasta el día 1 de marzo el sector hostelero de bares y restaurantes y los centres deportivos no podrán abrir en relación con el decreto de presidencia que se publicará en breves. Los comercios no esenciales también deberán continuar con un horario limitado a las 18:00 horas de la tarde.

Del mismo modo, el decreto de presidencia de Puig establece una prórroga del confinamiento perimetral de la Comunitat Valenciana hasta el 1 de marzo, y se llevará a cabo el cierre de las grandes ciudades valencianas de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana, de viernes a lunes, y durante los días festivos.

El sector hostelero amenaza con abrir

Con las declaraciones al comienzo de la semana de Puig, que dejaban entrever la posibilidad de prorrogar las medidas, los establecimientos adheridos a la Asociación de Hosteleros y Empresas de Ocio Nocturno de Castellón, Ashocas, amenazaron con abrir sus persianas el próximo martes. Una respuesta que se ha mantenido a lo largo de esta semana y que se ha reforzado con las protestas públicas, como la cacerolada de este jueves frente al ayuntamiento de Castelló o la sentada frente al Palau de la Generalitat de València.

Si esta amenaza se materializa, al menos 2.000 bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana abrirán sus puertas más allá de la comida a domicilio. Y es que la protesta castellonense se ha expandido a municipios como Llíria, Elda y Petrer, Orpesa o Benicarló, que exigen ayudas directas y un plan de desescalada con fechas y condiciones claras, tal y como trasladó el pasado miércoles el presidente de Ashocas, Álvaro Amores, al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario