El líder de la secta sexual de Vistabella aparece muerto en la cárcel

Se investigan las causas de la muerte de Antonio G.L, en prisión desde marzoS’investiguen les causes de la mort d’Antonio G.L, en presó des de març

El líder de la secta sexual de Vistabella aparece muerto en la cárcel

El presunto líder de la sexta sexual de Vistabella, Antonio G.L, ha sido encontrado muerto en la prisión de Castelló en la que ingresó en marzo, según ha anunciado El Periódico Mediterráneo. Se investigan las causas de la muerte del líder espiritual de la secta de la Chaparra, en la que se liberaron doce víctimas, entre ellas adultos y menores.

Antonio G.L., de 64 años de edad, era el presunto líder de una secta sexual en el municipio castellonense de Vistabella, y estaba acusado de cometer delitos sexuales contra adultos y menores con fines de dominación doméstica y sexual, así como de trata de seres humanos y exhibición de pornografía a niños.

El acusado se autodenominaba “un enviado de dios” y operaba en una gran masía de la localidad, la Chaparra, aislada y vallada con cámaras de seguridad. En su interior, fueron liberadas doce de las víctimas en marzo, entre ellas dos menores de 8 y 13 años que se encuentran bajo la tutela de la Conselleria de Políticas Inclusivas.

Además, se detuvo a nueve personas. Tres de ellas, que formaban parte de la cúpula de la secta autodestructiva, ingresaron en prisión provisional, comunicada y sin fianza, el 18 de marzo, entre ellas el líder. El resto quedó en libertad provisional con medidas cautelares de alejamiento y prohibición de comunicación con las víctimas.

El presunto líder espiritual se encontraba desde marzo en el centro penitenciario de Castelló y en la primera fase de la investigación se estimó que podría enfrentarse a una pena de hasta 80 años de cárcel por los delitos sexuales, la trata de seres humanos y la exhibición de pornografía a menores.

Ahora se investigan las causas de la muerte este domingo. Fuentes consultadas por Levante-EMV calificaron de “complicada” su estancia provisional en prisión por su discapacidad (movilidad reducida con silla de ruedas y otros problemas de salud) y por su conducta altiva y prepotente, especialmente durante los primeros días de ingreso, aunque con el paso de los días mostró más colaboración.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario